Selecciona a tu gusto la iluminación

Seguramente te preguntas que es eso de la Temperatura de Color cuando ves uno de nuestros productos.

La temperatura de color se mide en grados Kelvin y se refiere a las distintas tonalidades que puede tener una luz. Las más comunes son estas tres: Blanco Cálido, Blanco Neutro y Blanco Frío.

El tipo de luz que generan puede ser cálido o más frio.

Se definen tres grados de apariencia según la tonalidad de la luz: 

-Luz Fría        (5.000K-6.500K) para las que tienen un tono blanco azulado, 

-Luz Neutra    (4.000K-4.500K) para las que dan luz blanca y

-Luz Cálida     (2.800K-3000K) para las que tienen un tono blanco rojizo.

La elección del color de estos elementos viene condicionada por aspectos estéticos y culturales básicamente, hay que tener en cuenta la consecuencia que tiene el resultado final en el estado psíquico de las personas:

Los tonos fríos pueden producir una sensación de ampliación de espacios pequeños, y también pueden causar una impresión de frescor que los hace muy adecuados para la decoración en determinados espacios, aunque según que casos puede producir abatimiento.

Los tonos cálidos pueden producir sensaciones de animación, alegría y dan un aspecto acogedor al ambiente, aunque una luz demasiado cálida también puede producir el efecto de empequeñecer un espacio.